sábado, 21 de mayo de 2011

El buque Juan Carlos I visita Cartagena


El fin de semana del 15 de mayo, el catalogado en un principio Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I visitó la localidad murciana de Cartagena. A pesar de visitar mi región en una fecha complicada por la cercanía de los exámenes, no podía perderme esta magnífica ocasión de conocer el que se ha convertido en el mayor buque que ha tenido la Armada Española en su historia. Así que en cuanto el compañero balde66 dio el aviso en el foro cogí el coche y me acerqué al Puerto de Cartagena. Después de media hora de trayecto entre Murcia y Cartagena, llegamos al puerto y nos encontramos con una grata sorpresa:

Muchos familias que ni siquiera ahuyentadas por el día nublado
habían querido perderse esta especial ocasión. Era la primera vez que el L-61 abría sus puertas a los cartageneros desde su botadura enmarzo de 2008.

Después de dar alguna vuelta para encontrar algún sitio libre donde aparcar el coche, me bajé y cogí la cámara del maletero. Hacía poco que había sustituido mi antigua Nikon D60 por una D90 recién comprada, así que me pareció una excelente ocasión para aprovechar todo su potencial. Las ansias por fotografiar este enorme barco se apoderaron de mí y saqué una instantánea en cuanto tuve al buque a tiro:




Incluso detrás de la valla impresiona. Os aseguro que no soy fácilmente impresionable, pero el tamaño del L-61 es abrumador: 230 metros de eslora y 27.000 toneladas. Los datos sorprenden, pero en persona sorprende aún más.

Me acerco a la puerta y dos amables policías militares
me piden que abra la mochila que contiene mis accesorios fotográficos: objetivos, flash, filtros, tarjetas... Después de revisarlo me indican que debo acercarme a una mesa blanca
para recibir instrucciones. Pero antes no puedo resistirme y tiro una foto a 16 mm, lo máximo que puedo con el objetivo que monto en ese momento:
Ni siquiera a una distancia prudencial y con un gran angular de 16 mm consigo captar todo el barco, ni siquiera la mitad de este. Sorprende sus paredes planas, lisas y con escasas ventanas.

Después de disparar esta foto, me apresuro a acercarme al mostrador blanco que me indicaba anteriormente el policía. En esa mesa una marina me indica que debo dejar la mochila ahí y que la podré recoger cuando salga. Se me cae el alma a los pies. Tengo que elegir qué otro objetivo quiero para la visita, e inmediatamente me viene a la cabeza el ojo de pez. Abro la mochila en su presencia y al ver que en el interior solo llevo accesorios fotográficos me pide perdón y me indica muy amablemente que si son accesorios para la cámara, la mochila la puedo introducir en el barco sin ningún problema.

Aclarado esto, entro al Juan Carlos I por un gran portón situado en el centro de la parte derecha del barco. En esa zona de entrada había algún vehículo pesado estacionado, pero mis ganas de ver a mi amado Harrier me impulsan a subir por una gran rampa situada al fondo. Cuando consigo subirla me encuentro con lo siguiente:

Una plataforma con un ascensor para aeronaves al fondo. El buque dispone de dos ascensores con una reserva de espacio alrededor por si es necesario ampliarlos en un futuro. En el mismo lugar se proyectaba una película-documental que explicaba las características del barco, pero yo decidí seguir subiendo para llegar a la cubierta de vuelo.

Después de muchas escaleras, ahí estaba lo que a nosotros nos interesa: dos ejemplares de SH-3 Sea King, un Harrier, un Hughes OH-6 y algunos vehículos. He aquí las fotos:



El Hughes

El Harrier de costado



Los dos Sea King, el más cercano equipado con AEW



El Sea King más cerca


Un 10 para el que eligió poner el vehículo justo delante del Harrier



El puente



Otra vez el Hughes


El Sky-Jump, con un ángulo de 12º




Precioso el Harrier





Una vez terminada la visita a la cubierta de vuelo, toca bajar todo lo que hemos subido anteriormente. Interminables las escaleras de gran pendiente:

Fuera del barco, pensando en lo poco que nos han dejado ver y lo impresionante que ha sido la visita, se me ocurre coger el ojo de pez y tomar una última foto del Juan Carlos I, un buque a la altura de nuestra Armada y que cumplirá con creces las espectativas:






No hay comentarios:

Publicar un comentario